Estás aquí

Francia inaugura primera fase de carretera solar

Normandía ha sido la elegida para acoger un proyecto pionero en material de energía solar. El Gobierno francés ha inaugurado allí el primer tramo de carretera solar del mundo: unos 1.000 kilómetros cubiertos por casi 3.000 placas fotovoltaicas capaces de producir la energía suficiente para cubrir la iluminación de los espacios públicos de una ciudad de 5.000 habitantes.

Los primeros 2.800 metros cuadrados de placas se han instalado a lo largo de un kilómetro de la carretera departamental RD5, junto a la pequeña localidad normanda de Tourouvre-au-Perche, de unos 3.5000 habitantes.

La empresa francesa Colas, filial de Bouygues que desarrolla estas carreteras solares gracias a la tecnología bautizada Wattway, estima su producción anual en unos 280 Megavatios-hora (767 Kilovatios-hora diarios, con picos de hasta 1.500 kWh en verano). Un panel informativo, alimentado por la propia carretera solar, indicará en tiempo real la producción en curso, así como la acumulada en el año, según la empresa.

Los promotores parten de la idea que el tráfico solo cubre las placas entre el 10 y 20% del tiempo, dejando el resto del día la superficie al descubierto. Las carreteras son una oportunidad de aprovechar la energía solar sin necesidad de invadir la superficie agrícola o modificar los paisajes naturales.

Las baldosas en las que van incorporados los paneles solares se colocan sobre el asfalto de las carreteras ya construidas, por lo que no es necesario rehacer las infraestructuras. Su envoltorio es lo suficientemente resistente como para aguantar vehículos pesados. Mientras que la tecnología Wattway es el resultado de más de cinco años de investigaciones de la filial de Bouygues, en colaboración con el Instituto Nacional de la Energía Solar (INES).

La electricidad producida puede conectarse directamente a puntos de consumo local, como las farolas o los semáforos de la carretera donde están instaladas las placas, o a una red de distribución y almacenamiento de energía.

A lo largo del año 2017 está prevista una fase de prueba en el puerto marítimo de Marsella, en el sur del país. Según la ministra de Medio Ambiente, Ségolène Royal, el invento, una tecnología 100% francesa que el Gobierno quiere promover, ha provocado ya el interés de China y de varios países africanos.

Fuente Externa

CulturaGreen
Claudia Cedano - Ambientalista, Blogger & Climate Reality Leader Certified | Editora del Blog CulturaGreen.
http://www.culturagreen.com

Artículos similares

Top