Estás aquí

ECONOTICIAS: Países Caribeños decididos a pelear por 1,5 grados en la COP21

Negociadores de los 15 países de la Comunidad del Caribe (Caricom) trabajan para lograr un acuerdo que permita contener el aumento de la temperatura global por debajo de 1,5 grados centígrados; pero temen que el acuerdo PetroCaribe para comprar petróleo a Venezuela ponga en riesgo sus gestiones de fomentar las energías limpias en la región caribeña.

Los países de la región llevan adelante la campaña “1,5 para seguir vivos” con el fin de crear conciencia sobre los efectos negativos del cambio climático, mientras promueven la posición de la región para la 21 Conferencia de las Partes (COP21) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC).

El aporte de los pequeños estados insulares del Caribe al recalentamiento global es despreciable, pero son los que están destinados a soportar la carga de sus consecuencias como la inundación de la franja costera, los huracanes más intensos, las sequías prolongadas, la muerte de los arrecifes de coral y una reducción de más de 50 por ciento de valiosas especies marinas.

En el marco de la campaña “1,5 para seguir vivos”, se alerta de que la falta de medidas podrá tener un costo de unos $10.700 millones de dólares en 2025 o un 5% del producto interno bruto (PIB) y de unos 22.000 millones de dólares para 2050 o 10% del PIB.

La mayoría de los países de la Caricom ya sufren las consecuencias del cambio climático con daños estimados de 136.000 millones de dólares entre 1990 y 2008.

El director de la unidad de energía de la Caricom, Devon Gardner, dijo a IPS: “La región todavía aboga por (un aumento inferior a) 1,5 grados a sabiendas de que otros negociadores, incluida la Unión Europea (UE), buscan un aumento inferior a los dos grados”.

Aun con las inversiones adicionales en energías renovables, Estados Unidos considera a PetroCaribe como una contradicción con los esfuerzos regionales para reducir las emisiones de dióxido de carbono para evitar el aumento de la temperatura global.

“No hay motivos para que los países de la región sigan dependiendo de un combustible sucio suministrado en gran parte por un solo país cuando tiene abundante sol, viento y capacidades geotérmicas y de gas natural”, opinó Amos Hochstein, del Buró de Energía de Estados Unidos en un Foro de Energía Renovable del Caribe, realizado en octubre en la Florida.

“La caída del costo de las tecnologías de energía renovable, así como las políticas gubernamentales harán que las fuentes alternativas sean atractivas para los inversores y la gente de a pie”, opinó Julian Robinson, ministro de Energía de Jamaica.

Los países que participarán en la COP21 negocian en el marco de la Caricom y como parte de la Alianza de Pequeños Estados Insulares.

Fuente Externa: IPS Noticias

Claudia Cedano
Ambientalista y Líder climática | Climate Reality Leader Certified | Fundadora de CulturaGreen
http://www.culturagreen.com

Artículos similares

Top