Estás aquí

Cambio Climático pone en peligro alimentos marinos

La lista de especies marinas del noreste de Estados Unidos más vulnerables al cambio climático incluye a varios peces y mariscos de importancia económica y para consumo humano, indicó un informe del gobierno federal publicado en la revista PLOS ONE.

La zona estudiada abarcó desde Cape Hatteras, North Carolina, hasta el Golfo de Maine y es la primera “evaluación multiespeciesobre la vulnerabilidad de peces e invertebrados marinos al cambio climático, indicó la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA).

La investigación asigna una puntuación de vulnerabilidad climática” a 82 especies de peces y mariscos del noreste. Ubicando el salmón del Atlántico, como los más vulnerables de la región. También algunas clases de arenque, una pieza clave de la cadena alimentaria del océano y de importancia comercial como cebo, se determinó como muy vulnerable al cambio climático.

El principal autor del reporte, Jon Hare, oceanógrafo de la NOAA, dijo que los científicos habían determinado que la mayoría de las especies estudiadas se verían afectadas por el cambio climático de alguna forma.

Esos efectos continuarán en el futuro. Hemos visto impactos en el pasado, pero este estudio respalda la idea de que esos cambios van a continuar, añadió Jon Hare.

Las 82 especies enlistadas representan todas las especies de peces y de invertebrados marinos que se manejan comercialmente en el noreste de EE.UU. La lista también incluye algunos peces populares para fines recreativos y todos los peces enlistados o bajo consideración de la Ley de Especies Amenazadas.

Los cambios en las condiciones oceánicas afectan a la reproducción de los animales, a su alimentación y a su capacidad para crecer. Los expertos analizaron cómo se vulnerables son las especies a los cambios en la temperatura, la acidez, la salinidad y otros factores.

En torno a la mitad de las 82 especies estudiadas son “bastante o muy vulnerables” al cambio climático. Es probable que en torno a la mitad se vean afectadas de forma negativa y el 20% se verá afectado de forma positiva.

El informe debería ser una motivación para que los gestores de pesca protejan más el hábitat oceánico y preserven especies marinas, indicó Peter Baker, director de océanos del nordeste de EEUU para los Pew Charitable Trusts. “Podemos proteger mejor el hábitat oceánico donde los peces encuentran comida y refugio y se reproducen”, señaló Baker.

Fuente Externa: Diario Libre

Claudia Cedano
Ambientalista y Líder climática | Climate Reality Leader Certified | Fundadora de CulturaGreen
http://www.culturagreen.com

Artículos similares

Top