Estás aquí

Deforestación del Amazonas aumenta un 29% respecto al 2015

selva-amazona-quemada

Un estudio anual publicado por el gobierno brasileño estima que la tasa de deforestación en la Amazonia ha aumentado un 29 por ciento respecto al año pasado.

Ese es el segundo año consecutivo en que la deforestación en la Amazonía se aceleró; el año pasado, el ritmo aumentó solo un 24 por ciento.

La tasa estimada de deforestación, publicada el pasado martes por el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) de Brasil, se basa en imágenes satelitales. El instituto encontró que desde agosto del 2015 a julio del 2016, la selva amazónica fue deforestada a una tasa estimada de 7.989 kilómetros cuadrados (más de 3.000 millas cuadradas). Mientras que durante el año anterior, fueron deforestados unos 6.207 kilómetros cuadrados y hace dos años, apenas superaba los 5.000 kilómetros cuadrados.

El INPE reconoció el aumento, pero señaló que “la tasa actual representa una disminución del 71%, en comparación con 2004.” Año en que el gobierno implementó una política diseñada para frenar la deforestación; y entre 2004 y 2007 la tasa de deforestación disminuyó rápidamente.

Sin embargo, Lulu García-Navarro de NPR, que ha informado sobre la deforestación en el Amazonas, lo calificó como un “salto enorme” y alarmante en la tasa de deforestación.

La deforestación es un importante contribuyente al cambio climático y el éxito de Brasil en la reducción de la deforestación entre el 2004 al 2014 fue visto como un modelo para otros países en desarrollo.

Los ambientalistas que trabajaban en la región ya habían estado sonando la alarma, y en los últimos meses el gobierno federal ya había estado trabajando en la suposición de que la pérdida de bosque aumentaría por encima de la media de los últimos años, que ha sido inferior a los 6,000 km2… Pero esta nuevas cifras son una sorpresa

Como factor en contra, el Instituto Brasileño de Medio Ambiente y Recursos Naturales Renovables (Ibama), ha luchado con recortes presupuestarios a medida que Brasil se enfrenta a una recesión económica: “Los agentes de Ibama, agotados por las radios y equipos con un alcance máximo de sólo 2 km (2.1 millas) y las recogidas de camiones fácilmente reconocidos por aquellos que talan el bosque, a menudo solo perseguían a las sombras.”

“Los madereros están mejor equipados que nosotros”, dijo Uiratan Barroso, jefe de la policía del Ibama en la capital del estado, Santarém. Hasta que no tengamos el dinero para mejorar las condiciones de trabajo de los Guardaparques, no podremos trabajar eficientemente y proteger lo que aún nos queda del bosque.” 

Fuente Externa: EFE Verde

Claudia Cedano
Ambientalista y Líder climática | Climate Reality Leader Certified | Fundadora de CulturaGreen
http://www.culturagreen.com

Artículos similares

Top