Estás aquí

ECOENTREVISTA ¡Hablando en Verde con Ivan Gómez!

Al tiempo que escribo esto, veo una de mis películas favoritas El Gladiador. Conocemos la historia de Maximus, un gladiador que no duda en arriesgarse a enfrentar con la gallardía que le caracteriza los retos en los que se involucra. Así pudiese yo llamar a este montañista que con su valentía y arrojo ha desafiado TODO por lograr un sueño en el cual los dominicanos nos sentimos orgullosos, porque si bien es cierto no hemos escalado El Everest, El Elbrus y últimamente El Carstenz en Oceanía, sí le hemos seguido la ruta, leído sus mensajes, tweets, y sentido la piel de gallina al enterarnos de sus hazañas. Iván Gómez, hijo, esposo, padre, empresario pero por sobre todas las cosas amante de la naturaleza: Montañista. Hoy tenemos la oportunidad en Hablando en Verde de conocer un poquito de este gladiador dominicano.

Cuéntanos un poco de tu niñez:

Se dice que lo que no se conoce, no se ama y por ende no se protege. Tú has sido portavoz de proteger los recursos naturales de nuestra tierra.

I.G. Desde pequeño aprendí a amar las montañas y por ende la naturaleza. Mi padre nos llevaba de excursión los fines de semana y desde que tuve la oportunidad le pedí me llevará al Pico Duarte. Allí me picó la abejita del montañismo y lo demás es historia con mas de 60 ascensos al Pico Duarte a la fecha.

Ese amor por la naturaleza y recursos naturales me llevó a crear una Fundación que trabajase a favor de nuestros parques y recursos naturales y así nace la Fundación Desde el Medio, que hasta el momento se ha concentrado en proyectos a beneficio de los parques aledaños al Pico Duarte y los Haitises, así como acciones que favorezcan las comunidades aledañas.

¿Quién te incentivó a amar la naturaleza?

I.G. Este sentimiento me lo inculcó mi padre y luego fue creciendo cuando ingrese al Centro Excursionista Loyola con solo 13 años y desde ese entonces exploré casi por completo nuestra hermosa isla, creando conciencia de las joyas de nuestra tierra, pero también del peligro que las asecha.

Has escalado nuestros picos, cordilleras y montañas, pero has ido más allá de nuestra tierra, hecho cima en los 5 continentes del Mundo lo cual nos enorgullece como dominicanos con el lema de Los Dominicanos Sí Podemos.

¿Desde cuando supiste que serías montañista?

I.G. Desde que mi padre me llevó por primera vez al Pico Duarte con solo 15 años y luego al coronar las 10 montañas más altas del país en 10 días en un proyecto que se llamó 10 en 10, allí me di cuenta que tenía madera para escalar cualquier montaña que me propusiera.

Cuando escalaste el Everest, ¿Qué sentiste el saber que eras el 2do dominicano en hacer cima?

I.G. Un sueño hecho realidad, una misión cumplida, algo que parecía imposible para un simple Dominicano que vive al nivel del mar en un país sin cultura de alta montaña pero con mucha pasión y determinación a hacer realidad un sueño forjado desde niño.

Según vimos en una entrevista, en el Everest dejaste un mechón de cabello de Axel entre otras cosas. Ahora en el Carstenz, ¿Dejaste algo? ¿Hiciste algún ritual?

I.G. En el Everest dejé un pedacito del cordón umbilical de Axel, mi hijo que tan solo tenía 8 meses cuando partí a ese reto estando consciente de que había muchas probabilidades de que no regresara, como le ha sucedido a los más de 250 montañistas que allí han perdido la vida. En esta ocasión llevé conmigo todo el tiempo una medallita de San Gabriel que me dio mi esposa para que me protegiera y la cruz de madera que siempre llevo en le pecho conmigo, así como la bandera Dominicana que luego entregué a nuestros atletas para que llevaran a los juegos Olímpicos de Londres. En esta ocasión no deje nada en la cima.

Habiendo conocido tantas personas de tu entorno como montañista, ¿A quien emulas como tu ídolo si así pGrupo de Montañistas en la Cima del Everestudiese llamarse?

I.G. Ed Viesturs, quizás el mejor montañista de los Estados Unidos y para mí de todos los tiempos. No solo ha escalado el Everest en varias ocasiones sino los 14 ocho miles, que son las únicas montañas del mundo más altas de los 8,000 metros, pero lo más impresionante es que los coronó todos sin utilizar oxígeno suplementario algo que solo unas 5 personas en todo el mundo han logrado .

Cuando decidiste hacer Proyecto Oceanía, con tanto significado por todo lo que envolvía y que sería un empuje para nuestros competidores en los Juegos Olímpicos 2012. ¿Qué otra cosa te motivó a llevar a cabo Proyecto Oceanía?

I.G. Crear un legado que sirviera de ejemplo para nuestros jóvenes, ser fuente de inspiración para todos aquellos que alguna vez han dudado en cumplir sus sueños, servir de inspiración de nuestros atletas que están representando dignamente nuestra patria y cerrar un ciclo de mi vida con para dar paso a las otras montañas de mi vida, aunque no sean literalmente montañas.

¿Si no fueras montañistas que hubieses querido ser?

I.G. Gracias a Dios he logrado casi todo lo me he propuesto en la vida, pero la verdad que el representar nuestro país en unos juegos Olímpicos es algo que de seguro hubiera soñado.

¿Qué piensas que Edwin, de estar vivo que dijera de todo esto?

I.G. Que su primo sigue siendo un loco aventurero, que le gusta pasar trabajo, pero como siempre apoyándome, incentivándome y demostrándome su admiración como lo hacía cuando lo teníamos en esta tierra, sentimientos que yo también hacia el compartía.

Hablando de futuro después de Proyecto Oceanía, ¿Qué otro proyecto como montañista tienes en carpeta?

I.G Ya es paso de devolverle con creces todo ese tiempo que le robado a mi familia, empresas y amigos, además concentrar esa energía que utilizaba para escalar altas montañas en llevar el mensaje de que Los Dominicanos Sí Podemos, y que no hay nada en la vida que no podamos lograr siempre y cuando lo hagamos con perseverancia, sacrificio y fe, pero apegados a los principios y valores que nos demostraron los padres de nuestra Patria.

Al pasar a otro estado de la vida. ¿Como has pensado desear ser recordado?

I.G. Como un simple Dominicano que persiguió sus sueños y no descansó hasta hacerlos realidad.
Me despido de esta maravillosa entrevista con una frase de Nelson Mandela, que va muy de la mano con las experiencias que Iván Gómez encarna: “Después de escalar una montaña muy alta, descubrimos que hay muchas otras montañas por escalar.”

Recuerden mis lectores verdes “La esencia del ser humano radica en la nobleza de la naturaleza”.

Hasta un próximo encuentro en Hablando en Verde, aprendiendo a ser + felices y siendo + amigables con nuestra naturaleza…

Escrito por: Lynette Vargas García
Amante y protectora de la Naturaleza
Mail: lynnettevgarcia@gmail.com
Twitter: @Verde80

CulturaGreen
Claudia Cedano - Ambientalista, Blogger & Climate Reality Leader Certified | Editora del Blog CulturaGreen.
http://www.culturagreen.com

Artículos similares

Top