Estás aquí

Acción climática para un mundo sostenible

patricia-espinosa-secretaria-cambio-climatico
Patricia Espinosa, responsable de la CMNUCC llama a los líderes aplicar una visión integra sobre el cambio climático.

Solo hay un futuro posible para la humanidad: un futuro sostenible. En 2015, la comunidad internacional se unió en torno a esta visión integral de futuro e inició la trayectoria de transformación económica y social necesaria para hacerla realidad. Esta visión se articula mediante el Acuerdo de París sobre el cambio climático, la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres.

Estos trascendentales acuerdos implican unos objetivos comunes que a partir de ahora han de movilizar la acción universal a un nivel y profundidad sin precedentes, involucrando a todos los actores, a todos los niveles y en todas las regiones del mundo. Los desafíos serán enormes pero las recompensas serán aún mayores.

El plan requiere una transformación estructural profunda que tenga como centro neurálgico economías y sociedades bajos en emisiones y resilientes frente al cambio climático.

Durante los próximos 15 años, dentro de los objetivos de estos acuerdos –que vinculan el cambio climático, la sostenibilidad y la resiliencia– se deben ver reducciones sin precedentes de las emisiones de gases de efecto invernadero globales y esfuerzos sin igual para construir sociedades resilientes a los crecientes impactos climáticos.

El actual ritmo de avance no llevará al éxito.

Es prioritario llevar a cabo una transformación fundamental y mucho más rápida de los modelos e incentivos globales de inversión para alejarse de formas de producción de energía e infraestructuras insostenibles, de la contaminación y la generación de residuos.  Todas las acciones para afrontar el cambio climático son parte inseparable e integral de este plan, y el liderazgo y compromiso de todos los gobiernos es clave para lograr el éxito.

La acción climática contribuye directamente al mayor bienestar humano incluido en los diecisiete objetivos de desarrollo sostenible. Protege las vidas y medios de sustento de las personas, mejora la salud pública, crea nuevas industrias y una agricultura sostenible, reduce los gastos de gobiernos, empresas y ciudadanos y abre nuevas puertas a inversiones rentables.

La acción climática también es absolutamente necesaria para evitar las crisis existenciales que un cambio climático incontrolado representaría para a la humanidad.

Para limitar el calentamiento global muy por debajo de 2°C y lo más cerca posible de los 1,5°C para prevenir puntos de inflexión en nuestro sistema climático, las emisiones globales deben alcanzar techo pronto para, a continuación, reducirse drásticamente. Durante la segunda mitad de este siglo, se debe conseguir equilibrar el nivel global de emisiones con la capacidad de almacenamiento de los ecosistemas u otros medios.

Liderazgo gubernamental, la base del éxito futuro

Sin duda, el éxito requerirá del liderazgo político, de que haya un impulso al más alto nivel y de la población mundial sea consciente de los enormes beneficios sociales, de salud y económicos para los ciudadanos de todo el mundo.

El desarrollo de la tecnología y la financiación inteligente avanza cada vez más rápidamente hacia estos objetivos transformacionales, pero no lo suficientemente rápido.

El poder para pasar a la velocidad superior aún está firmemente en mano de los gobiernos, tanto individual como de manera colectiva. La clave para la transformación será el modo en que los gobiernos nacionales integren la acción climática y la implementación de los objetivos de desarrollo sostenible y de la gestión de riesgos en los diferentes sectores y ministerios.

Se necesitan más leyes respetuosas con el medio ambiente y más políticas e incentivos coordinados. Hay que acabar rápidamente con cualquier forma de trato desigual y que favorezca antiguos modelos de crecimiento y desarrollo basados en los combustibles fósiles y en estilos de vida con altas emisiones.

Es esencial despertar el interés del sector privado por financiar de manera directa esta transformación. En los bancos y balances corporativos hay inmovilizados decenas de billones de dólares, con tipos de interés bajo, cero o incluso negativo, que buscan proyectos que proporcionen rentabilidad real, siempre que los gobiernos nacionales proporcionan seguridad y certeza, apoyados por la comunidad internacional y los inversionistas multilaterales.

Los planes climáticos de París y las estructuras de apoyo son una plataforma para impulsar los avances 

Uno de los resultados más significativos de la conferencia de París fue que los gobiernos aceptaran públicamente su responsabilidad de liderar de la acción climática, presentaron un conjunto de planes nacionales para pasar a la acción de manera inmediata y prometieron no disminuir los esfuerzos con el paso del tiempo.

Además, acordaron reforzar un apoyo adecuado en tecnología y medios financieros a las naciones, incluidas las más pobres y vulnerables, de modo que todos los países puedan construirse un futuro basado en la energía limpia y el desarrollo sostenible.

Dado que una acción climática bien planeada y que cuenta con el apoyo necesario casi siempre acelera los logros en sostenibilidad y resiliencia, estos proyectos tienen el efecto multiplicador de acelerar el progreso a todos los niveles.

Para alcanzar su máximo potencial, los gobiernos llevarán a cabo un diseño ambicioso del Acuerdo de París para convertirlo en una máquina bien engrasada capaz de acelerar la acción climática y conseguir los objetivos que encierra el mismo.

Es esencial que las instituciones internacionales se concentren y prioricen

Mientras tanto, el éxito continuado del régimen climático establecido por la ONU reforzará y, a su vez, se verá reforzado por otras iniciativas a nivel nacional en los ámbitos del desarrollo, ambiental, del riesgo de desastres, los derechos humanos y las agendas de paz a nivel global.

Esta agenda integral de desarrollo es, por lo tanto, la agenda principal para los gobiernos en el marco de las Naciones Unidas y el foco principal para las agencias y otras instituciones multilaterales que colaboran con la ONU. Ningún proceso o agencia puede adoptar, o tratar de adoptar, todos los aspectos de la solución en solitario.

La responsabilidad de liderar los diferentes aspectos del progreso será coordinada por aquellas organizaciones que posean los mejores recursos y habilidades para efectuar el cambio. La financiación para llevar a cabo progresos estará disponible para la organización en su conjunto, y no para sus partes de forma individual.

La voluntad y el conocimiento para alcanzar el éxito 

El logro de los objetivos y las ambiciones del Acuerdo de París no es algo que se deba dar por hecho. El mundo tiene que entender la urgencia y complejidad del proceso que la comunidad internacional ha emprendido.

“Llevará décadas pasar de un desarrollo de dos siglos basado en los combustibles fósiles, que ha reducido los recursos naturales, a un desarrollo global sostenible para cada nación. Pero confío en que los líderes mundiales junto con el enorme apoyo de ciudades, empresas, inversionistas y ciudadanos, podrán impulsar en favor de nuestra visión común de un futuro seguro frente al clima y sostenible.”  Patricia Espinosa, Secretaria ejecutiva de la CMNUCC. 

Fuenta Externa: UNFCCC Newsroom

Claudia Cedano
Ambientalista y Líder climática | Climate Reality Leader Certified | Fundadora de CulturaGreen
http://www.culturagreen.com

Artículos similares

Top